Mitos y ficciones del cine

No se puede hablar de Rebelde sin causa sin decir que es una de esas películas llamadas malditas o gafadas, o sea aquellas en las que algunos de los que han participado en el rodaje le han ocurrido hechos trágicos o han muerto de manera violenta y misteriosa.   james dean Una de estas películas gafadas más famosa es Vidas rebeldes (1961). Nada mas terminar el rodaje, Clark Gable murió de un infarto sin conocer a su futuro hijo, fue también la última película de Marilyn, antes de suicidarse en circunstancias poco claras, y bueno que decir de Mongomery Clift, la noche que murió estaba en su casa ,cuando un amigo que le cuidaba le propuso ver, precisamente esta película, pero el actor se negó y quiso irse a la cama para no levantarse más. Se lo encontraron muerto a causa de un infarto, probablemente producido por las drogas y el alcohol que había consumido en cantidades crecientes desde que tuvo un accidente de coche. Pero curiosamente ,pese a que la desgracia tocó a los principales intérpretes de esta película, su director John Huston murió plácidamente a los ochenta y pico años.También esta gafada Poltergeist poltergeist(1982). Todo el mundo empezó a mosquearse cuando la actriz que interpretaba a la hija mayor, Dominnique Dunne, fue asesinada poco después de terminar el rodaje, su novio se ve que no asimiló bien que rompieran, e intentó estrangularla, la pobre actriz pasó una semana en cuidados intensivos antes de morir. Después la palmaron algunos miembros del equipo, pero lo que hizo que definitivamente se le pusiera a esta película el cartel de maldita ,es la muerte con 12 años de su protagonista, la pequeña Heather O´Rourke. Una chiquilla rara donde las haya, ya en el casting de la película demostró una personalidad fuera de lo común. Steven Spielberg, que era el productor, se empeñó personalmente en que se le hiciera una prueba a la niña después de verla comiendo junto a su madre y su hermana en la cafetería de los estudios de la Metro Goldwyn Mayer, pero estuvo a punto de no conseguir el papel porque en ningún momento sentía miedo e incluso se echaba a reír ante cosas que a cualquier niño le hubieran provocado terror. Spielberg estuvo a punto de rechazarla y poner en su lugar a Drew Barrymore, con la que ya había trabajado en ET, pero al final se decidió por Heather, que continuó sin experimentar el más mínimo miedo durante el rodaje. Cuando estaba rodando Poltergeist III empezó a mostrar unos síntomas parecidos a la gripe y fue enviada al hospital donde murió. Al principio se dijo que fue debido a una misteriosa enfermedad, lo que avivó el morbo, pero por lo que se ve fue un error medico, ya que no supieron diagnosticar a tiempo una obstrucción intestinal.
Pero la película que se lleva el colmo del gafe en Hollywood es el Conquistador de Mongolia conquistador de mongolia película dirigida en 1956 por Dick Powell. Un elevado número de personas que participaron en ella, murieron de cáncer: El actor John Wayne, la actriz Susan Hayward, el actor Pedro Almendrariz (que se pegó un tiro antes de padecer los sufrimientos de la enfermedad), el propio Dick Powell, y así podíamos seguir. Se calcula que aproximadamente la mitad de las 220 personas que participaron en el rodaje acabaron desarrollando algún tipo de cáncer. Los rumores hollywoodenses dicen que la maldición de esta película es debida a que fue rodada en el desierto norteamericano de Utha, donde se habían realizado pruebas nucleares. Yo por si acaso no me acercaría por allí si estuviera de viaje por los Estados Unidos.

Después de este agradable recorrido llegamos a nuestra película gafada favorita. Los tres protagonistas de Rebelde sin causa murieron jóvenes y de forma trágica. Tras el accidente de coche que le costó la vida a James Dean, el siguiente fue Sal Mineo. Y me pregunto yo, por qué este actor no se convirtió en un mito, igual que James Dean, cuando cumplía las mismas condiciones para entrar en el club de lo venerados: murió relativamente joven, con 37 años, en pleno éxito, y también había destacado como he dicho antes en papeles de rebelde y delincuente inadaptado y por último para completar el dicho dejó un bello cadáver. Pero no tuvo el tío suerte ni para eso. La noche en que fue asesinado volvía a su casa para tomarse un descanso del montaje teatral en el que estaba trabajando (desde el teatro estaba relanzando su carrera), cuando en un callejón del West Hollywood fue abordado por un delincuente, o eso se cree, que le pegó una puñalada en el pecho y lo dejó en el sitio, pese a que lo atendieron rápidamente nada se pudo hacer por él . La policía manejó varias hipótesis ,ya que el asesino no robó ni siquiera la cartera del actor (pudo asustarse y no darle tiempo a cogerla), así que se habló incluso de que el asesino fuera su camello o incluso que hubiera por medio un asunto pasional. Dos años más tarde de que ocurrieran lo hechos, un preso llamado Lionel Ray William, con ya de por si bastantes delitos a sus espaldas, le dijo a un compañero de celda en una prisión de Michigan, que él había sido el que mató a Mineo. William fue detenido, por la policía tras el asesinato, pero la declaración de un testigo que dijo que había visto a un tipo blanco y rubio salir del callejón corriendo, hicieron que William fuese soltado, ya que era negro. De todas formas no se puede acusar a nadie por una bravuconada, así que ahí se quedó la cosa. El asesinato de Mineo está sin resolver y no creo que se aclare nunca.
Pero si este asunto es lioso, todavía lo es más el fallecimiento de Natalie Wood nataly wood la chica de la película. El día antes de su muerte, que ocurrió el 29 de noviembre de 1981, Natalie salió a navegar en un yate, cuya propiedad compartían ella y su marido, el actor Robert Wagner ,con el que era la segunda vez que se casaba. Pero más que un barco ese día, aquello era un cóctel molotov, que podía estallar por cualquier lado. Junto a Wood, iba Wagner, la pareja hacía aguas por todos lados, los rumores decían que él estaba con la que entonces era su compañera en la serie Hart y Hart, la bellísima Stefanie Powers, Natalie por otra parte estaba liada con Christopher Walken (que interviene en El Cazador de Cimino) su compañero de reparto en la que sería su última película el Proyecto Brainstorm (1981) y al que la Wood, no se le ocurre otra cosa ese día que llevárselo a navegar. También les acompañaba un tal Dennis Davern, que no estaba liado con nadie, pero alguien tenía que llevar el barco.

Antes de zarpar ya estaban todos como piojos y Natalie estaba todo el rato ligando con Walken para joder a su marido. Al llegar al barco continuaron bebiendo hasta que se hizo de noche. Se puede imaginar la tensión que habría en una situación en la que se mezclaban bebida, celos y reproches. Así que Natalie se quiso largar, puso la excusa de que  iba a cambiarse de vestido y salió. Esto es lo único que se sabe a ciencia cierta, lo demás es una nebulosa. Al día siguiente, el cuerpo de la actriz fue encontrado por la mañana flotando en la costa. La hipótesis que siempre se ha aceptado, es que, efectivamente, Wood tenía el propósito de escaquearse de aquella reunión y montarse en un bote para llegar a la costa y dormir en el hotel donde se alojaba, por lo que sea, o quizás por la tajada que llevaba, resbaló y cayó al agua, donde se ahogó. Pero hay un dato bastante curioso, Natalie Wood le tenía pavor al agua, en alguna ocasión declaró “Nado un poco, pero me da mucho miedo el agua, sobre todo si está oscura”. Cuando rodaba La Estrella en 1952, le entró tal ataque de histeria, cuando tenía que hacer una escena en la que se zambullía, que al final tuvieron que recurrir a una doble. Así que a no ser que estuviera tan borracha que ni siquiera pudiese articular palabra, es raro que no se liara a pedir auxilio a voz en grito, y muy borracha no estaba. El cadáver presentaba heridas en las manos, que indicaban que se había intentado agarrar a algo. De hecho un hombre de negocios de Los Ángeles, cuyo barco estaba cerca del de Natalie, declaró que había escuchado la voz de una mujer pidiendo auxilio y que sonaba como si hubiese bebido. Pero según su declaración, dijo que poco después escuchó una voz masculina que contestaba: “Tranquila. Estamos a punto de cogerte”. Luego se hizo el silencio, y aquel hombre supuso que el problema estaba resuelto (es raro que no se molestara en mirar que pasaba). Esta declaración en revesa más las cosas. Tanto Wagner como Christopher Walken se han negado siempre ha hablar del tema. Pero los hechos plantean, preguntas cada vez más tenebrosas. Si es cierta la hipótesis más acertada, de que se resbaló y murió ahogada, está claro que los otros tripulantes estaban tan ciegos que ni se dieron cuenta cuando gritaba, pero es extraño que nadie se preocupara por la ausencia de la actriz, de hecho ,al poco de salir Natalie Davern dijo que echó a faltar el bote, quizás todos dieron por obvio que se había largado, sin darle más importancia. Pero los quebraderos de cabeza los da la declaración del hombre de negocios. ¿Pudiera ser que intentaron rescatarla y que al no poder o no estar en condiciones de ello, ocultaran la negligencia?. Y ya la última pregunta, que es la peor ¿Pudo alguien de los que estaba allí ahogar a Natalie Wood, en vez de rescatarla?. Es muy fuerte, pero no creo que sea así, se me ha escapado la vena morbosa. Quizás algún día Christopher Walken hable y ponga un poco de claridad en este asunto tan negro como las aguas que aquella noche se tragaron a la actriz.

The woman of the year

Cuando murió Katherine Hepburn murió un periodo, lo dijo uno de los titulares “El Hollywood de la época dorada ha muerto”. Creo que la última película que hizo, cuyo título no quiero acordarme, es aquella en la que salía con Warren Batty y Annette Benning, se le veía viejecita, pero todavía vital. catering hearburg 2  Los últimos años de su vida los pasó encerrada en una mansión familiar todo el día mirando por las ventanas: “No tengas pena por mi”, le decía a su asistenta, “pronto me reuniré con Spencer”. Pronto me reuniré con Spencer…Durante toda su vida Katherine Hepburn fue una persona libre: tuvo los amantes que le dio la gana y de todo tipo, desde John Ford hasta el pirado de Howard Hughes, a todos los supo más o menos manejar y nunca tuvo que dar cuentas de su vida ni someterse a nadie, ella siempre decidió su destino. Solamente creía en el matrimonio si había amistad….y efectivamente se casó una vez, con uno de sus mejores amigos, un tal Luddy, pero la cosa no prosperó. El desengaño la convenció para no volver a casarse jamás. Solo una vez bajo la guardia y se sometió por completo.
Nadie sabía muy bien porque bebía Spencer Tracy. Parecía que a un tipo rudo y de origen irlandés no le pegaba mucho eso de la interpretación y si lo de ponerse hasta los ojos. Tracy tuvo una hija con problemas y se echaba la culpa así mismo, para algunos esa era la razón por la que se daba al alcohol, otras versiones dicen que se exigía mucho como actor y nunca se creía lo suficientemente bueno y esa frustración le hacía beber.spenser trasy La verdad es que todo el mundo se ponía morado en aquella época y el alcoholismo se convirtió en un serio problema dentro de los estudios. Actores como Clark Gable ,James Cagney, Charles Boyer o John Barrimore ,por citar algunos, se ponían tibios. Y es que nunca cuesta mucho encontrar un puñado de razones para beber si se quiere, para Tracy, quizás fuera un conjunto de todo lo que le hizo ser un alcohólico toda su vida. Esa y otras ocupaciones (era muy asiduo a los burdeles, sobre todo cuando por contrato le impidieron beber: a veces a quien le quitas un hábito lo cambia por otro) no le impedía ser un buen profesional hasta cierto punto, podía llegar a perder días de trabajo, pero nunca llegaba borracho al plató y siempre con el papel aprendido y el personaje estudiado a conciencia cosa que hizo de él uno de los mejores actores de cine de toda la historia. Pero fue con los dos el hombre problemático y el gran actor con quien se encontró Katherine Hepburn.
Cuando alguien creativo es un alcohólico, sigue una especie de proceso, un ritual, todos los días, empieza bebiendo por la mañana, comen ,siguen bebiendo, y se las apañan durante todo el día para que no se les note, y luego llega un momento en que el puntillo que da el alcohol junto con la creatividad puede dar lugar a buenas situaciones, el problema es que se sigue bebiendo, y surge el lado oscuro de la persona, entonces lo mejor es ponerse lejos de su radio de acción. Hace poco lo dijo Nuria Espert respecto de un dramaturgo que fue amigo suyo toda la vida, cuando surgía el monstruo que tenía dentro ella procuraba no estar allí. Pues lo mismo pasaba con Spencer Tracy y Katherine Hepburn ,pero ella se quedaba hasta el final.
Después de rodar Historias de Filadelfia, la actriz le pegó un corte de manga a ese que dijo que era veneno para la taquilla, los estudios se pusieron a sus pies. Así que como pudo elegir director, impuso al que por entonces era su amante, George Steven, futuro director de Gigante ,pero lo más importante es que pudo escoger la historia, o sea el guión, y no se lo pensó dos veces, se decantó por un argumento que había sido escrito a su medida. Durante el verano de 1941 Garson Kanin había escrito una historia llamada The Thing about women inspirado en Dorothy Thomson, la primera gran periodista americana, muy admirada sobre todo por el repaso que le pegaba desde su columna a Hitler y al nazismo. Por supuesto otra condición que había puesto Katherine, era poder también elegir a su compañero de reparto, éste iba a ser uno de los actores que más admiraba: Spencer Tracy, al que había visto 52 veces en Capitanes intrépidos, aquella película de marinos donde al final precisamente el personaje interpretado por el actor muere (qué bien, os he contado como termina la película). Después de que Manckiewicz los presentara, ella le comentó a parte al futuro director: “¿No es un poco bajo para mi?” “No te preocupes ,querida -le contestó él- ya se encargara de recortarte para que te pongas a su medida”.
Cuando se empezó a rodar The woman of the year (1942), que fue el título final de la película, Kahterine Hepburn estaba liada con George Steven, como he dicho antes, pero sin mucha pasión, no solo se había guiado por sus apetitos a la hora de recomendar al director, lo admiraba terriblemente, pero intuía que solamente sentía eso, admiración, nada más. Pero el desmoronamiento de la relación de la actriz con el director no era la única confrontación que se preveía en el rodaje. Lejos de lo que luego pasó, se veían venir encontronazos profesionales entre los dos actores principales. Hepburn y Tracy tenían distinta forma de enfocar la interpretación. Ella era partidaria del ensayo continuo y de estar buscando permanentemente la innovación, quería rodar muchas tomas de una misma escena, él en cambio era partidario de la improvisación y creía que cada nueva repetición hacía que se perdiera fuerza. En los ratos libres mientras ella estudiaba el guión una y otra vez, el se dedicaba a partir nueces (o beber) confiado en que la escena le saldría de forma instintiva. Y paradójicamente en la primera escena que ambos rodaron juntos a ella le tocó improvisar y a él, hacer el papel. Estaban en un decorado que era la réplica del Herald Tribune de Nueva York. En medio de la toma a ella se le cayó un vaso, instintivamente él le dio un pañuelo, ella empezó a limpiar, y el director no dejaba de rodar, Hepburn siguió limpiando como si tal cosa y fue Spencer el que se cargó la escena porque le dio por reír.catering hearburg 1
En los siguientes días el trato entre ambos fue amable pero glaciar, antes del rodaje Tracy había intentado tontear con ella, como hacía siempre con todas sus compañeras de reparto. Pero luego cambió, la verdad es que a los actores y a las actrices les debe ocurrir cosas rarísimas durante los rodajes y tiene que llegar momentos en los que aspectos de la persona que interpretan se meten en su carácter y viceversa. Spencer cambió y se convirtió en su personaje y estaba cabreado siempre. Exteriormente eso es lo que parecía, pero había que acercarse con un microscopio, a nivel de rodaje, para ver lo que estaba pasando, y es que todo el equipo se estaba dando cuenta de que las dos estrellas se estaban enamorando: Katherine Hepburn estaba hiperactiva y Spencer Tracy estallaba sin razón. A simple vista no parecía nada de eso, él se refería a la actriz como “La bajita” (supongo que se enteró del comentario que ella le hizo a Manckiewicz) ,pero también la llamaba “esa tipa”. Hasta que un buen día, los dos aparecieron como si hubieran firmado una tregua y por supuesto totalmente enamorados. Algo así estamos hartos de verlo todos los días, y es que la gente muchas veces tenemos un modo de evitarnos que se parece a la búsqueda y una forma de odiarnos que oculta la atracción.

El último día de Marilyn

Como dirían en American Beauty el último día de su vida, Marilyn se levantó temprano, aunque quizás no había dormido. Su ama de llaves la encontró a las ocho de la mañana con el batín de ducha metiéndose un vaso de ponche con dos huevos y leche caliente. marilim 2   Dijo que estuvo bromeando y hablaba sobre las alfombras y muebles que había comprado para su casa nueva y que tenían que traer desde Mexico y es que la casa donde murió Marilyn fue la única de la que fue propietaria. Entorno a las siete de la tarde una de las dos líneas de teléfono que Marilyn había instalado sonó, se trataba de Peter Lawford. Esta llamada no le hizo ni puta gracia a la actriz, Lawford la invitaba a una cena con comida china, probablemente aquella cita tendría que ver con algún encuentro clandestino con Robert Kennedy, aquel que pasaba de ella y de sus llamadas, Marilyn dijo como tantas y tantaspersonas cabreadas y que no sabe librarse de algo que la esta haciendo polvo que se lo pensaría. Lawford volvió a llamar, pero el teléfono estaba descolgado. La llamada la había desquiciado. Es entonces cuando Marilyn empezó su ritual de drogas, porque vamos a dejarnos de rollos conspirativos, al final de sus días la actriz se administraba somníferos en dosis tales que podían matar a cualquier persona. Quien tome este tipo de medicamentos sabe que existe lo que se llama el efecto rebote, cada vez necesitas mas y mas y te hacen menos efecto. Entre las 7 y las diez de la noche, quizás saliera a andar por la playa, posteriormente algunas personas dijeron que la vieron tambalearse y decir cosas incoherentes, pero vamos eso se dice siempre, cuando Elvis murió apareció un montón de gente que lo vieron hacer tal o cual cosa las últimas horas de su vida.
En ese tiempo, según su ama de llaves, hizo varias llamadas de las que se traduce que estaba de buen humor: Habló con Joe DiMaggio sobre una chica con la que el jugador de baseball había roto y que no le gustaba a la actriz. Sobre la relación DiMaggio-Marilyn ,antes de que ella muriera, se ha especulado muchísimo, se decía que se iban a casar de nuevo, y que iba a tener un hijo suyo.marilim 3 Contrariamente a lo que pudiera parecer, Marilyn mantuvo una discreción absoluta en todas sus relaciones.Mucho de lo que se lee sobre sus líos son especulaciones, con toda probabilidad ciertas, pero que ella jamás refutó, nunca hizo público nada que no fueran las relaciones que terminaron en matrimonio y siempre que pudo se ocultó y llevó sus asuntos amorosos de la forma más clandestina posible. Si se saben muchos de sus amores, es porque era, eso sí, bastante indiscreta con la gente quefue ,o creía, de su confianza, ésto a su vez, posteriormente cantaron por soleares sobre su vida después de muerta. Pero al final de sus días no se sabía con quien estaba: Los Kennedy entraban y salían, Sinatra, Lawford, DiMaggio, una maraña de relaciones ,si es que son ciertas, que no contribuyeron a su estabilidad. Después de su ex marido, Marilyn habló con Henry Ro-Senfeid con el que hizo planes para una fiesta, luego llamó a su peluquero Sydney Guilaroff y a Jeanne Carmen. Terminadas todas la llamadas le pidió a Eunice Murray que se quedara con ella y le hiciera compañía, y así fue hasta las diez, a esa hora cogió el teléfono y se metió en su habitación que cerró con llave, nadie la volvería a ver con vida. A Eunice no le extrañó nada, era costumbre de Marilyn meterse en su pieza y si no se dormía se dedicaba a llamar a sus amigos, la ama de llaves pensó que se iba a repetir el ritual de llamadas cuando vio que detrás de la puerta se veía luz, así que se acostó. Lo que pasó dentro de esa habitación es, lo peor que en muchas ocasiones puede ocurrir: quedarte solo con tus pensamientos. Ni los tres matones de la Mafia, ni Robert Kennedy creo que se molestaran esa noche en venir. Sino todo el follón y el caos de su vida, desde su infancia hasta sus últimos días, que de una forma muy sutil atormentaron a Marilyn.marilim 4
Una vez oí por ahí unas declaraciones de Ernesto Sábato, ese escritor de libros inquietantes, que cuando era joven tuvo la intención de suicidarse varias veces y que sólo le detuvo el pensar en la pena que le causaría a sus seres queridos. Creo que entre los pensamientos racionales que pueda tener cualquier persona dispuesta a sumirse por su propia mano en el sueño eterno, ese que he comentado antes, será uno de los más importantes. Y qué ser querido tenía Marilyn al que su muerte le diera pena: ¿Su madre enajenada en un hospital psiquiátrico?, ¿Su padre al que nunca conoció?,¿Sus hermanos que nunca tuvo?, ¿Sus padrastros y madrastras que nunca le permitieron llamarles padre y madre?,¿Sus hijos que no pasaron de ser abortos?, ¿Las sucesivas tandas de tíos con los que se acostó a lo largo de su vida y que fueron legiones después de ella muerta?, a propósito del tema, ¿Se entristecieron los Kennedy?…de todas forma tuvieron poco tiempo para sentir pena, pronto se iban a reunir con ella, o no, quien sabe. Primero murió John, un año después de Marilyn ,como es archiconocido, victima (perdonen que me ría) de los increíblemente certeros tiros de Lee Harvey Oswald, Robert le siguió en 1968 a manos de un jordano de origen israelí y precisamente en los Ángeles, cuando iba como candidato seguro a la presidencia por el partido Demócrata y con grandes posibilidades de llegar a la Casa Blanca.

Como dijo en aquella entrevista famosa, la noche de su muerte, Marilyn, durmió desnuda, era su costumbre y además hacía calor. Se sabe que hizo unas cuantas llamadas más antes de morir, de hecho murió con el teléfono en la mano y boca a bajo. Se ha especulado muchísimo sobre quien pudo ser el destinatario de ese último aliento. Se dice que pudo ser DiMaggio, o el guionista mexicano con el que la actriz salía llamado José Bolaños. Pero el candidato que más puntos tiene es Peter Lawford, se ha apurado tanto con la estimaciones que se sabe incluso lo que le dijo: “Dile adiós al presidente y a ti mismo porque eres un buen tipo”. Otras versiones dicen que Lawford ni siquiera se molestó en contestar (sería muy tarde, aunque el cuñadísimo del presidente estaría acostumbrado a llamadas a deshora). Y es que no se sabe a quien pudo llamar porque el registro de llamadas telefónicas de Marilyn desapareció. Era de dominio público, que la actriz llamaba al presidente a la Casa Blanca bajo el seudónimo de Nancy Green y también al fiscal general, una lista que se hiciera pública y que pusiera de manifiesto la asiduidad con que lo hacía, mirándolo de forma objetiva, era un escándalo que pondría al descubierto que tanto el presidente como el fiscal general eran unos adúlteros de mucho cuidado, así que no me extraña que la CIA, o Hoover se hicieran cargo, tanto para encubrirlos como para utilizarlo contra ellos si era preciso.
Bueno pues llegados a este punto, tengo que deciros que todo lo que os he dicho sobre la muerte de la actriz puede ser mentira, o por lo menos no lo se si es así. Ha llegado un momento que he tenido que dejar de leer libros sobre Marylin, porque cada uno da una versión de los hechos. Es increíble como de algo que ha pasado hace casi cuarenta años haya semejante nebulosa. Por ejemplo ,de lo que hizo Marylin el último día, hay muchísimas versiones: para empezar he leído por ahí que desayunó temprano, pero no sola sino con su amiga y secretaria Pat Newcomb. Por otro lado es imposible que se tomara un ponche, porque según otras versiones, entre ellas la de su ama de llaves Eunice,no probó bocado aquel día.marilim 1 Tampoco pudo pasear por la playa, porque según leí en otro lugar apenas quiso salir al jardín cuando Greenson (su psiquiatra, que apareció por allí) le recomendó que se diera un paseo. En otras fuentes se echan las manos a la cabeza porque el cuerpo de la actriz estuviera desnudo y encima de la cama, ya que esa noche hizo mucho frío…Y bueno, de las llamadas telefónicas de ese día ni os cuento, como el registro desapareció, solo se puede saber quien llamó a partir de las intuiciones de la gente que escuchó la conversación, o por los comentarios que les hizo Marylin después de cada llamada, así que las especulaciones llegan ya hasta el infinito.
En fin, después de haber leído tanto sobre Marilyn Monroe, para hablar de ella (sabía muchísimo menos de lo que me creía) .Cuando veo de pasada alguna de sus películas, me adhiero a la frase que de ella dijo Nathalie Wood, otra actriz que murió también en circunstancias un poco misteriosas: “Cuando ves a Marilyn en la pantalla deseas que las cosas le vayan bien, que sea feliz”. El director Billy Wilder que trabajó con ella y que siempre tiene un final cómico ,o sea que acaba bien, para todo, dice que los actores y actrices que hay enterrados junto a Marilyn celebran con ella una fiesta cada noche. Si me equivoco y no me convierto en polvo y todo no se acaba,a ver si consigo alguna invitación y puedo ir a alguna de ellas.