El robo más grande jamas contado

Apodado El Santo en la película (Antonio Resines) es un ladrón de pacotilla que está arto de entrar y salir de la carcel siendo un ladrón de poca monta, se muere de ganas por dar un golpe que le haga famoso. Lucia que es su esposa y es stripper de forma ocasional (Neus Asensi) espera la salida de su marido de la carcel pensando que golpe pueden dar que les saque de pobres y les depare una vida llena de glamoor y lujo.Cuando el Santo se salta la libertad condicional y es de nuevo trasladado a la prisión en la furgoneta en la que es trasladado conoce a los que a partir de ahora serán sus nuevos compinches estos son Zorba, El Greco (Manuel Manquiña) es un personaje que está loco en el que su única obsesión son la pintura y la religión, Pinito (Javier Aller) un cerrajero de madrid que no se sabe muy bien si es un genio o un loco y está traumatizado por una visión dantesca. Windows (Jaime Barnatán) un joven hacher esperto en ordenadores y programas informáticos, capaz de provocar todo tipo de cortes de luz a su antojo en toda la ciudad.
El robo más grande jamas contadoEl Zorba se da cuenta de que el Santo tiene una mancha de nacimiento en la espalda. A partir de entonces ambos experimentarán una revelación que les hará darse cuenta de que deben cometer el gran robo de la historia del arte moderno, que les hará pasar a la historia, tras una serie de encontronazos carcelarios Pinito y Windows se unen al Santo para empezar a planear lo que será el robo más grande jamas contado. Ya en la calle los componentes de la banda junto con Lucia la mujer de el Santo comezarán a urdir su plan de atraco con información suministrada proporcionada por un personaje misterioso que se hace llamar Garganta profunda (Sancho Gracia) Comienza enton-ces el laborioso período de entrenamiento. Por fin, se fijan el lugar y la fecha del robo: Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía, 30 de julio de 1977. Todo está listo para cambiar el rumbo de la His-toria. Comienza entonces el laborioso periodo de entrenamiento y se fija el plan a seguir para poder realizar el robo, el plan es algo tan descabellado como robar nada más y nada menos que el Gernica de Picaso del Museo Reina Sofía de Madrid y la fecha acordada para tal evento es fijada para el 30 de julio de 1977, todo está listo para cambiar el rumbo de la historia.