El último día de Marilyn

Como dirían en American Beauty el último día de su vida, Marilyn se levantó temprano, aunque quizás no había dormido. Su ama de llaves la encontró a las ocho de la mañana con el batín de ducha metiéndose un vaso de ponche con dos huevos y leche caliente. marilim 2   Dijo que estuvo bromeando y hablaba sobre las alfombras y muebles que había comprado para su casa nueva y que tenían que traer desde Mexico y es que la casa donde murió Marilyn fue la única de la que fue propietaria. Entorno a las siete de la tarde una de las dos líneas de teléfono que Marilyn había instalado sonó, se trataba de Peter Lawford. Esta llamada no le hizo ni puta gracia a la actriz, Lawford la invitaba a una cena con comida china, probablemente aquella cita tendría que ver con algún encuentro clandestino con Robert Kennedy, aquel que pasaba de ella y de sus llamadas, Marilyn dijo como tantas y tantaspersonas cabreadas y que no sabe librarse de algo que la esta haciendo polvo que se lo pensaría. Lawford volvió a llamar, pero el teléfono estaba descolgado. La llamada la había desquiciado. Es entonces cuando Marilyn empezó su ritual de drogas, porque vamos a dejarnos de rollos conspirativos, al final de sus días la actriz se administraba somníferos en dosis tales que podían matar a cualquier persona. Quien tome este tipo de medicamentos sabe que existe lo que se llama el efecto rebote, cada vez necesitas mas y mas y te hacen menos efecto. Entre las 7 y las diez de la noche, quizás saliera a andar por la playa, posteriormente algunas personas dijeron que la vieron tambalearse y decir cosas incoherentes, pero vamos eso se dice siempre, cuando Elvis murió apareció un montón de gente que lo vieron hacer tal o cual cosa las últimas horas de su vida.
En ese tiempo, según su ama de llaves, hizo varias llamadas de las que se traduce que estaba de buen humor: Habló con Joe DiMaggio sobre una chica con la que el jugador de baseball había roto y que no le gustaba a la actriz. Sobre la relación DiMaggio-Marilyn ,antes de que ella muriera, se ha especulado muchísimo, se decía que se iban a casar de nuevo, y que iba a tener un hijo suyo.marilim 3 Contrariamente a lo que pudiera parecer, Marilyn mantuvo una discreción absoluta en todas sus relaciones.Mucho de lo que se lee sobre sus líos son especulaciones, con toda probabilidad ciertas, pero que ella jamás refutó, nunca hizo público nada que no fueran las relaciones que terminaron en matrimonio y siempre que pudo se ocultó y llevó sus asuntos amorosos de la forma más clandestina posible. Si se saben muchos de sus amores, es porque era, eso sí, bastante indiscreta con la gente quefue ,o creía, de su confianza, ésto a su vez, posteriormente cantaron por soleares sobre su vida después de muerta. Pero al final de sus días no se sabía con quien estaba: Los Kennedy entraban y salían, Sinatra, Lawford, DiMaggio, una maraña de relaciones ,si es que son ciertas, que no contribuyeron a su estabilidad. Después de su ex marido, Marilyn habló con Henry Ro-Senfeid con el que hizo planes para una fiesta, luego llamó a su peluquero Sydney Guilaroff y a Jeanne Carmen. Terminadas todas la llamadas le pidió a Eunice Murray que se quedara con ella y le hiciera compañía, y así fue hasta las diez, a esa hora cogió el teléfono y se metió en su habitación que cerró con llave, nadie la volvería a ver con vida. A Eunice no le extrañó nada, era costumbre de Marilyn meterse en su pieza y si no se dormía se dedicaba a llamar a sus amigos, la ama de llaves pensó que se iba a repetir el ritual de llamadas cuando vio que detrás de la puerta se veía luz, así que se acostó. Lo que pasó dentro de esa habitación es, lo peor que en muchas ocasiones puede ocurrir: quedarte solo con tus pensamientos. Ni los tres matones de la Mafia, ni Robert Kennedy creo que se molestaran esa noche en venir. Sino todo el follón y el caos de su vida, desde su infancia hasta sus últimos días, que de una forma muy sutil atormentaron a Marilyn.marilim 4
Una vez oí por ahí unas declaraciones de Ernesto Sábato, ese escritor de libros inquietantes, que cuando era joven tuvo la intención de suicidarse varias veces y que sólo le detuvo el pensar en la pena que le causaría a sus seres queridos. Creo que entre los pensamientos racionales que pueda tener cualquier persona dispuesta a sumirse por su propia mano en el sueño eterno, ese que he comentado antes, será uno de los más importantes. Y qué ser querido tenía Marilyn al que su muerte le diera pena: ¿Su madre enajenada en un hospital psiquiátrico?, ¿Su padre al que nunca conoció?,¿Sus hermanos que nunca tuvo?, ¿Sus padrastros y madrastras que nunca le permitieron llamarles padre y madre?,¿Sus hijos que no pasaron de ser abortos?, ¿Las sucesivas tandas de tíos con los que se acostó a lo largo de su vida y que fueron legiones después de ella muerta?, a propósito del tema, ¿Se entristecieron los Kennedy?…de todas forma tuvieron poco tiempo para sentir pena, pronto se iban a reunir con ella, o no, quien sabe. Primero murió John, un año después de Marilyn ,como es archiconocido, victima (perdonen que me ría) de los increíblemente certeros tiros de Lee Harvey Oswald, Robert le siguió en 1968 a manos de un jordano de origen israelí y precisamente en los Ángeles, cuando iba como candidato seguro a la presidencia por el partido Demócrata y con grandes posibilidades de llegar a la Casa Blanca.

Como dijo en aquella entrevista famosa, la noche de su muerte, Marilyn, durmió desnuda, era su costumbre y además hacía calor. Se sabe que hizo unas cuantas llamadas más antes de morir, de hecho murió con el teléfono en la mano y boca a bajo. Se ha especulado muchísimo sobre quien pudo ser el destinatario de ese último aliento. Se dice que pudo ser DiMaggio, o el guionista mexicano con el que la actriz salía llamado José Bolaños. Pero el candidato que más puntos tiene es Peter Lawford, se ha apurado tanto con la estimaciones que se sabe incluso lo que le dijo: “Dile adiós al presidente y a ti mismo porque eres un buen tipo”. Otras versiones dicen que Lawford ni siquiera se molestó en contestar (sería muy tarde, aunque el cuñadísimo del presidente estaría acostumbrado a llamadas a deshora). Y es que no se sabe a quien pudo llamar porque el registro de llamadas telefónicas de Marilyn desapareció. Era de dominio público, que la actriz llamaba al presidente a la Casa Blanca bajo el seudónimo de Nancy Green y también al fiscal general, una lista que se hiciera pública y que pusiera de manifiesto la asiduidad con que lo hacía, mirándolo de forma objetiva, era un escándalo que pondría al descubierto que tanto el presidente como el fiscal general eran unos adúlteros de mucho cuidado, así que no me extraña que la CIA, o Hoover se hicieran cargo, tanto para encubrirlos como para utilizarlo contra ellos si era preciso.
Bueno pues llegados a este punto, tengo que deciros que todo lo que os he dicho sobre la muerte de la actriz puede ser mentira, o por lo menos no lo se si es así. Ha llegado un momento que he tenido que dejar de leer libros sobre Marylin, porque cada uno da una versión de los hechos. Es increíble como de algo que ha pasado hace casi cuarenta años haya semejante nebulosa. Por ejemplo ,de lo que hizo Marylin el último día, hay muchísimas versiones: para empezar he leído por ahí que desayunó temprano, pero no sola sino con su amiga y secretaria Pat Newcomb. Por otro lado es imposible que se tomara un ponche, porque según otras versiones, entre ellas la de su ama de llaves Eunice,no probó bocado aquel día.marilim 1 Tampoco pudo pasear por la playa, porque según leí en otro lugar apenas quiso salir al jardín cuando Greenson (su psiquiatra, que apareció por allí) le recomendó que se diera un paseo. En otras fuentes se echan las manos a la cabeza porque el cuerpo de la actriz estuviera desnudo y encima de la cama, ya que esa noche hizo mucho frío…Y bueno, de las llamadas telefónicas de ese día ni os cuento, como el registro desapareció, solo se puede saber quien llamó a partir de las intuiciones de la gente que escuchó la conversación, o por los comentarios que les hizo Marylin después de cada llamada, así que las especulaciones llegan ya hasta el infinito.
En fin, después de haber leído tanto sobre Marilyn Monroe, para hablar de ella (sabía muchísimo menos de lo que me creía) .Cuando veo de pasada alguna de sus películas, me adhiero a la frase que de ella dijo Nathalie Wood, otra actriz que murió también en circunstancias un poco misteriosas: “Cuando ves a Marilyn en la pantalla deseas que las cosas le vayan bien, que sea feliz”. El director Billy Wilder que trabajó con ella y que siempre tiene un final cómico ,o sea que acaba bien, para todo, dice que los actores y actrices que hay enterrados junto a Marilyn celebran con ella una fiesta cada noche. Si me equivoco y no me convierto en polvo y todo no se acaba,a ver si consigo alguna invitación y puedo ir a alguna de ellas.