Mitos y ficciones del cine

No se puede hablar de Rebelde sin causa sin decir que es una de esas películas llamadas malditas o gafadas, o sea aquellas en las que algunos de los que han participado en el rodaje le han ocurrido hechos trágicos o han muerto de manera violenta y misteriosa.   james dean Una de estas películas gafadas más famosa es Vidas rebeldes (1961). Nada mas terminar el rodaje, Clark Gable murió de un infarto sin conocer a su futuro hijo, fue también la última película de Marilyn, antes de suicidarse en circunstancias poco claras, y bueno que decir de Mongomery Clift, la noche que murió estaba en su casa ,cuando un amigo que le cuidaba le propuso ver, precisamente esta película, pero el actor se negó y quiso irse a la cama para no levantarse más. Se lo encontraron muerto a causa de un infarto, probablemente producido por las drogas y el alcohol que había consumido en cantidades crecientes desde que tuvo un accidente de coche. Pero curiosamente ,pese a que la desgracia tocó a los principales intérpretes de esta película, su director John Huston murió plácidamente a los ochenta y pico años.También esta gafada Poltergeist poltergeist(1982). Todo el mundo empezó a mosquearse cuando la actriz que interpretaba a la hija mayor, Dominnique Dunne, fue asesinada poco después de terminar el rodaje, su novio se ve que no asimiló bien que rompieran, e intentó estrangularla, la pobre actriz pasó una semana en cuidados intensivos antes de morir. Después la palmaron algunos miembros del equipo, pero lo que hizo que definitivamente se le pusiera a esta película el cartel de maldita ,es la muerte con 12 años de su protagonista, la pequeña Heather O´Rourke. Una chiquilla rara donde las haya, ya en el casting de la película demostró una personalidad fuera de lo común. Steven Spielberg, que era el productor, se empeñó personalmente en que se le hiciera una prueba a la niña después de verla comiendo junto a su madre y su hermana en la cafetería de los estudios de la Metro Goldwyn Mayer, pero estuvo a punto de no conseguir el papel porque en ningún momento sentía miedo e incluso se echaba a reír ante cosas que a cualquier niño le hubieran provocado terror. Spielberg estuvo a punto de rechazarla y poner en su lugar a Drew Barrymore, con la que ya había trabajado en ET, pero al final se decidió por Heather, que continuó sin experimentar el más mínimo miedo durante el rodaje. Cuando estaba rodando Poltergeist III empezó a mostrar unos síntomas parecidos a la gripe y fue enviada al hospital donde murió. Al principio se dijo que fue debido a una misteriosa enfermedad, lo que avivó el morbo, pero por lo que se ve fue un error medico, ya que no supieron diagnosticar a tiempo una obstrucción intestinal.
Pero la película que se lleva el colmo del gafe en Hollywood es el Conquistador de Mongolia conquistador de mongolia película dirigida en 1956 por Dick Powell. Un elevado número de personas que participaron en ella, murieron de cáncer: El actor John Wayne, la actriz Susan Hayward, el actor Pedro Almendrariz (que se pegó un tiro antes de padecer los sufrimientos de la enfermedad), el propio Dick Powell, y así podíamos seguir. Se calcula que aproximadamente la mitad de las 220 personas que participaron en el rodaje acabaron desarrollando algún tipo de cáncer. Los rumores hollywoodenses dicen que la maldición de esta película es debida a que fue rodada en el desierto norteamericano de Utha, donde se habían realizado pruebas nucleares. Yo por si acaso no me acercaría por allí si estuviera de viaje por los Estados Unidos.

Después de este agradable recorrido llegamos a nuestra película gafada favorita. Los tres protagonistas de Rebelde sin causa murieron jóvenes y de forma trágica. Tras el accidente de coche que le costó la vida a James Dean, el siguiente fue Sal Mineo. Y me pregunto yo, por qué este actor no se convirtió en un mito, igual que James Dean, cuando cumplía las mismas condiciones para entrar en el club de lo venerados: murió relativamente joven, con 37 años, en pleno éxito, y también había destacado como he dicho antes en papeles de rebelde y delincuente inadaptado y por último para completar el dicho dejó un bello cadáver. Pero no tuvo el tío suerte ni para eso. La noche en que fue asesinado volvía a su casa para tomarse un descanso del montaje teatral en el que estaba trabajando (desde el teatro estaba relanzando su carrera), cuando en un callejón del West Hollywood fue abordado por un delincuente, o eso se cree, que le pegó una puñalada en el pecho y lo dejó en el sitio, pese a que lo atendieron rápidamente nada se pudo hacer por él . La policía manejó varias hipótesis ,ya que el asesino no robó ni siquiera la cartera del actor (pudo asustarse y no darle tiempo a cogerla), así que se habló incluso de que el asesino fuera su camello o incluso que hubiera por medio un asunto pasional. Dos años más tarde de que ocurrieran lo hechos, un preso llamado Lionel Ray William, con ya de por si bastantes delitos a sus espaldas, le dijo a un compañero de celda en una prisión de Michigan, que él había sido el que mató a Mineo. William fue detenido, por la policía tras el asesinato, pero la declaración de un testigo que dijo que había visto a un tipo blanco y rubio salir del callejón corriendo, hicieron que William fuese soltado, ya que era negro. De todas formas no se puede acusar a nadie por una bravuconada, así que ahí se quedó la cosa. El asesinato de Mineo está sin resolver y no creo que se aclare nunca.
Pero si este asunto es lioso, todavía lo es más el fallecimiento de Natalie Wood nataly wood la chica de la película. El día antes de su muerte, que ocurrió el 29 de noviembre de 1981, Natalie salió a navegar en un yate, cuya propiedad compartían ella y su marido, el actor Robert Wagner ,con el que era la segunda vez que se casaba. Pero más que un barco ese día, aquello era un cóctel molotov, que podía estallar por cualquier lado. Junto a Wood, iba Wagner, la pareja hacía aguas por todos lados, los rumores decían que él estaba con la que entonces era su compañera en la serie Hart y Hart, la bellísima Stefanie Powers, Natalie por otra parte estaba liada con Christopher Walken (que interviene en El Cazador de Cimino) su compañero de reparto en la que sería su última película el Proyecto Brainstorm (1981) y al que la Wood, no se le ocurre otra cosa ese día que llevárselo a navegar. También les acompañaba un tal Dennis Davern, que no estaba liado con nadie, pero alguien tenía que llevar el barco.

Antes de zarpar ya estaban todos como piojos y Natalie estaba todo el rato ligando con Walken para joder a su marido. Al llegar al barco continuaron bebiendo hasta que se hizo de noche. Se puede imaginar la tensión que habría en una situación en la que se mezclaban bebida, celos y reproches. Así que Natalie se quiso largar, puso la excusa de que  iba a cambiarse de vestido y salió. Esto es lo único que se sabe a ciencia cierta, lo demás es una nebulosa. Al día siguiente, el cuerpo de la actriz fue encontrado por la mañana flotando en la costa. La hipótesis que siempre se ha aceptado, es que, efectivamente, Wood tenía el propósito de escaquearse de aquella reunión y montarse en un bote para llegar a la costa y dormir en el hotel donde se alojaba, por lo que sea, o quizás por la tajada que llevaba, resbaló y cayó al agua, donde se ahogó. Pero hay un dato bastante curioso, Natalie Wood le tenía pavor al agua, en alguna ocasión declaró “Nado un poco, pero me da mucho miedo el agua, sobre todo si está oscura”. Cuando rodaba La Estrella en 1952, le entró tal ataque de histeria, cuando tenía que hacer una escena en la que se zambullía, que al final tuvieron que recurrir a una doble. Así que a no ser que estuviera tan borracha que ni siquiera pudiese articular palabra, es raro que no se liara a pedir auxilio a voz en grito, y muy borracha no estaba. El cadáver presentaba heridas en las manos, que indicaban que se había intentado agarrar a algo. De hecho un hombre de negocios de Los Ángeles, cuyo barco estaba cerca del de Natalie, declaró que había escuchado la voz de una mujer pidiendo auxilio y que sonaba como si hubiese bebido. Pero según su declaración, dijo que poco después escuchó una voz masculina que contestaba: “Tranquila. Estamos a punto de cogerte”. Luego se hizo el silencio, y aquel hombre supuso que el problema estaba resuelto (es raro que no se molestara en mirar que pasaba). Esta declaración en revesa más las cosas. Tanto Wagner como Christopher Walken se han negado siempre ha hablar del tema. Pero los hechos plantean, preguntas cada vez más tenebrosas. Si es cierta la hipótesis más acertada, de que se resbaló y murió ahogada, está claro que los otros tripulantes estaban tan ciegos que ni se dieron cuenta cuando gritaba, pero es extraño que nadie se preocupara por la ausencia de la actriz, de hecho ,al poco de salir Natalie Davern dijo que echó a faltar el bote, quizás todos dieron por obvio que se había largado, sin darle más importancia. Pero los quebraderos de cabeza los da la declaración del hombre de negocios. ¿Pudiera ser que intentaron rescatarla y que al no poder o no estar en condiciones de ello, ocultaran la negligencia?. Y ya la última pregunta, que es la peor ¿Pudo alguien de los que estaba allí ahogar a Natalie Wood, en vez de rescatarla?. Es muy fuerte, pero no creo que sea así, se me ha escapado la vena morbosa. Quizás algún día Christopher Walken hable y ponga un poco de claridad en este asunto tan negro como las aguas que aquella noche se tragaron a la actriz.